22 jul. 2013

Impuestos a la renta financiera, un desaliento al ahorro.



Comenzó la campaña política y con ella empezamos a ver los proyectos de ley que atraen votos. Este el 
caso del proyecto impulsado por el diputado oficialista Hector Recalde, quien intenta gravar la renta financiera con impuestos. En una nota al diario página 12, el mismo Recalde afirmo “A toda la sociedad le gustaría que la timba financiera pagara impuestos”. Aunque suene lindo y sea “progre” la idea de gravar la renta financiera en este contexto podría traer complicaciones a las alicaídas opciones argentinas para defender el ahorro.



El proyecto busca unificar varios bocetos que vienen dando vueltas en el Congreso desde hace años y básicamente buscan gravar operaciones financiera como la compra y venta de acciones, la distribución de dividendos y los plazos fijos de cierto monto. El motivo fundamental del impulso de esta propuesta, según lo que Recalde aseguro en Pagina 12, seria el deseo de la gente y necesidad de recaudar unos 5.500 millones de pesos para que el Estado Argentino pueda cumplir con su rol. A estas dos necesidades me pregunto ¿Por qué recaudar más si todos los meses tenemos record de recaudación? El proyecto no especifica que este nuevo tributo iría algún sector en particular ni a financiar nada. Por otro lado “a la gente le gustaría” es una afirmación que a mi humilde entender es pequeña, a la gente le gustaría muchas cosas, como tener mayor seguridad o mejor educación o salud pero es evidente el uso electoralista de esta medida. Cabe destacar que según el diputado Kirchnerista no se gravarían las operaciones de los pequeños ahorristas, pero indirectamente es a ellos a los que van a perjudicar. Veamos por qué.

El mercado financiero está atravesando uno de sus peores momentos en materia de volúmenes operados, esto es la cantidad de dinero que se opera día a día en los distintos segmentos del mercado, básicamente hoy los fondos van exclusivamente a bonos como refugio e intento de hacerse de dólares billetes. Las empresas y algunos particulares intentan vía el “contado con liqui” sacar sus dólares y girarlos al exterior ya que la imposibilidad de hacerlo por la vía del MULC (mercado único y libre de cambios), el mercado oficial, está totalmente cerrado. Asimismo los grandes jugadores siguen esa sintonía y cambiaron todas sus posiciones exclusivamente a bonos y a cupones “dólar linked”. La pregunta que nadie responde es el por qué la gente opera en estos bonos, y la respuesta es obvia, desconfianza. Sobre todo cuando un ahorrista chico, mediano o grande ve que salen a reventar posiciones del Anses para bajar el dólar blue y sus inversiones se ven golpeadas con fuerza o bien cuando sus plazos fijos le reditúan un 12% - 15% y la inflación real supera los 25%, o cuando se convencen de la patriada de invertir en YPF y sus bonos pagan un 19% (menos comisión del banco) y las acciones de dicha compañía no levantan ni con el acuerdo de con Chevron.

La gente no invierte con ideas patrióticas, no ahorra porque quiere emular a San Martin o Belgrano, la gente ahorra para el futuro, para la educación de sus hijos o bien para hacer negocios. En los negocios no hay patriotismo, ni acá, ni en USA, ni en China. ¿Es especulación, es timba, es vendepatria? Rotulémoslo como sea, para nosotros es defender el trabajo de cada persona, el esfuerzo que cada ahorrista hace levantándose cada mañana a su trabajo o el esfuerzo que sus padres dejaron. Con esto no estamos diciendo que no deberíamos pagar impuestos, pero es imposible hacerlo en este contexto donde un simple mortal solo tiene la opción de entrar en un mundo complejo que no entiende y lo único que le queda es morir en el viejo plazo fijo o bien comprando dólares en una cueva ilegalmente. 

No existe país viable sin mercado de capitales fuerte, es sabido, está probado y todos lo saben, aunque dejo una ventana abierta para aquellos que creen que se puede reinventar la forma en que funciona el mundo. Me parece que no estamos en un contexto para que esto suceda ni somos unos iluminados que podemos reinventar la rueda. ¿Por qué no es viable un país sin mercado de capitales? Es sencillo, el mercado de capitales es lugar más transparente donde una empresa o país puede financiarse, aunque siempre se dice que la bolsa es un nido de especuladores, vendepatria y estafadores, el mercado de capitales es al mercado financiero lo que los aviones al trasporte de pasajeros. No existe otra institución que contenga más regulaciones y controles que ella. Esto sumado al acceso a la información por las vías digitales, es muy difícil que una noticia no quede expuesta con el tiempo. Por otro lado es el lugar donde cada ahorrista o las familias pueden obtener resguardo para sus ahorros, y de esta manera retroalimentar un proceso que lleva décadas y siglos funcionando. Aunque no es perfecto, pero como la democracia sigue siendo el mejor sistema que tenemos, claro hasta que inventemos uno mejor. La crisis del 1929 existió, la del 2009 también y por eso no es perfecta y es permeable a un montón  de errores, como lo es la democracia y otros sistemas. Por esto es que transitarlo de la mano de un profesional es más efectivo que hacerlo solos. Para poder gravar con impuestos algo necesitamos que eso funcione y funcionar significa que aquel que invierte en el mercado de capitales vea incrementado sus ahorros, hasta tanto solo será una mera acción electoralista.

Francisco Mendonça
fmendonca@grupohecke.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, el debate de los temas nos ayudan a crecer.